domingo, 18 de septiembre de 2016

Consejos para hacer un informe

Más de una vez me ha pasado en el trabajo, que el jefe nos pidiera un informe de la cosa más extraña posible, y ni la mayoría de los compañeros ni yo supiéramos hacerlos. Es más, siempre pensábamos que el jefe lo hacía para molestarnos.

Por suerte había un compañero que nos los hacía a cambio claro, que lo invitáramos a desayunar durante una semana. Era una especie de simbiosis entre compañeros de trabajo, mezclado con un poco de cara dura de uno, y las tonterías del jefe, que supongo se aburriría mucho, y en lugar de leer el periódico como todos los jefes, se dedicaba a pedirnos un informe. Uno tras otro, más informes...

Lo malo es cuando nos pedía uno y nuestro compañero estaba de vacaciones o de baja por enfermedad, que además de gorrón era buen vividor y a la más mínima se pedía una baja médica. Para esos momentos, nos habría hecho falta la página de los informes, donde te explican detalladamente el cómo hacerlos.

¡Vaya si me hubiera hecho falta! Yo al menos, hacía churros en lugar de informes. Ya no me vuelve a pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario