domingo, 20 de octubre de 2013

El trabajo de ayuda a domicilio


Hay un montón de trabajos a los que podemos optar en sectores en los que por increíble que parezca, el paro es meramente testimonial. Suelen ser sectores en los que la relación humana es fundamental, en los que el trato directo con el público ha de gustarte, donde acabas más satisfecho con la relación humana, que con el acto mercantil de recibir un salario por estar haciendo algo que te gusta.

Obviamente trabajamos por dinero, porque las facturas no se pagan con buenos deseos ni con buenas palabras, pero podemos aprovechar para enriquecernos personalmente mientras estamos trabajando. Los servicios de ayuda a domicilio son un nicho de creación de empleo, prácticamente desconocidos por el conjunto de la sociedad y además son bastante fáciles de realizar y en algunos casos hasta 100% compatibles con alguna afición que podamos tener, como por ejemplo la lectura, el estudio, o el navegar por internet con nuestro ordenador portátil, netbook, tablet o incluso el móvil.

El cuidado y atención a personas mayores, las labores domésticas, el acompañamiento en hospitales o asistencia al centro de salud, el cuidado de niños, la limpieza doméstica, son algunos de estos oficios para la mayoría de los cuales no es necesaria titulación alguna, más allá del sentido común y la responsabilidad que conlleva el que otro ser humano dependa de nuestra atención.

Y hay empresas ahora mismo demandando trabajadores para incorporarse a esos puestos de trabajo, que las oportunidades de trabajo aparecen siempre cuando menos te lo esperas y en sectores en los que tal vez por desconocimiento, nunca te habías planteado el trabajar.

Si quieres ser trabajador de ayuda a domicilio, este puede ser un buen momento para lograrlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario