miércoles, 15 de enero de 2014

Trabajar como detective privado

¡Muchas películas detectives estadounidenses has visto tu!, le dijeron a Don Alonso Quijano cuando quiso dejar su hacienda para recorrer el mundo a lomos de su seat panda. Vale, ¡me lo he inventado!, pero son de esas frases que siempre he querido soltar y aquí me ha apetecido hacerlo, como la de subir a un taxi y ordenar al taxista ¡siga a ese coche!

Como detective privado lo mismo no, pues hace falta al menos en España el cursar una carrera universitaria de tres años y un montón de créditos, junto a prácticas de lo más variopintas, pero auxiliar de detective privado si que es algo que está mucho más al alcance del común de los mortales, entre los que me incluyo. Derecho y legislación, sicología criminal y medicina legal son las bases del temario para dicha carrera.

Las prácticas creo que se hacen en los departamentos de criminología, e incluso con la propia policía nacional... mucha formación para lo que en la práctica es el día a día de la profesión, consistente en comprobar o verificar bajas reales o fingidas de trabajadores, pequeños hurtos, siniestros fingidos para cobrar del seguro, infidelidades matrimoniales, investigación sobre el patrimonio de los morosos profesionales y vigilancia en general.

He de decir que en las películas norteamericanas, se les suele confundir con los espías que actúan por cuenta del gobierno, cuando a mi modo de ver son cosas totalmente distintas.

Desde luego es una profesión donde lo que más se valora es la inteligencia, donde no se suele tratar con jefes estúpidos o enchufados, y si eres bueno, puedes ganar mucho dinero en un trabajo donde tienes toda la libertad del mundo para su realización.

Yo voy a pedir aquí Más información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario